Itaca

Un poema lleno de significado, y uno de mis favoritos, del poeta Cavafis. Basado en el retorno de Odiseo (Ulises) a Itaca.

En mi modesta interpretación , una metáfora de su gran viaje con nuestro paso por la vida, la importancia del camino para lograr las metas que deseamos alcanzar frente a las propias metas, la búsqueda de la sabiduría y la lucha contra nuestros propios demonios como camino para encontrar la felicidad en nuestra breve existencia.

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al colérico Poseidón,

seres tales jamás hallarás en tu camino,

si tu pensar es elevado, si selecta

es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al salvaje Poseidón encontrarás,

si no los llevas dentro de tu alma,

si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues -¡con qué placer y alegría!-

a puertos nunca vistos antes.

Detente en los emporios de Fenicia

y hazte con hermosas mercancías,

nácar y coral, ámbar y ébano

y toda suerte de perfumes sensuales,

cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias

a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Ítacas.

Me preocupa.

Me preocupa una sociedad  donde la cultura (que está accesible para todos los ciudadanos: En el teléfono, la tablet, en el pc …) se desprecia porque según las estadísticas, la mayor parte del tiempo que un individuo pasa en internet se gaste en redes sociales o en pornografía.

Me preocupa un pueblo  que olvida su pasado, su historia, la vida de aquellas personas que murieron y sufrieron para que hoy podamos disfrutar de los privilegios y derechos que apenas valoramos.

Me preocupa un mundo que no protege a sus menores de el horror que pueden encontrar en internet. Me oprime el corazón que sea más facil mirar para otro lado. Si: el Horror.

Me preocupa una sociedad que ha olvidado que son más los lazos que nos unen que los que nos separan, pero que por culpa de los políticos y los medios de comunicacion y sus intereses personales, estan consiguiendo separar lo que ha estado unido durante siglos.

Me preocupa que los necios e ignorantes lleguen al poder, sólo por pertenecer a un partido político y los ciudadanos capacitados y con un profundo sentido de la ética, o no se planteen gobernar o no accedan a puestos de responsabilidad por no pertenecer a los complejos engranajes de un partido político.

Me preocupa el nihilismo del hombre moderno. Su gran vacio existencial y su aburrimiento crónico.

Me preocupa que la información que llega a la mayor parte de los ciudadanos no sea elegida o buscada. Que los trivial y frugal sea preferido a los transcendental e imperecedero.

Me preocupa un país que tras haber olvidado las penalidades y tristezas de una guerra civil, vuelva a encender la llama de la ira y el odio. Un pueblo el de hoy, que jamás  vivió los acontecimientos y que ya fueron olvidados y perdonados por sus verdaderos protagonistas.

Me preocupan unos medios de comunicación serviles, sesgados y parciales. Mamporreros del dinero.

Me preocupa la muerte de Dios y su reemplazo por otros dioses contemporáneos como el dinero, la juventud y el hedonismo.

No obstante, la preocupación debe servir para buscar y proponer soluciones.

A los políticos, empresarios, profesionales cualificados, profesores y ciudadanía en general, propongo:

La creación de nuevas estrategias ciudadanas para que la cultura sea materia de elección por el pueblo. Un pueblo que actualmente es como un niño. Ningún niño, como sabemos,  quiere aprender matemáticas o historia por si solo. Hay que guiarlo al principio para que prefiera el saber al placer inmediato.Hay que estimular su cerebro evolucionado frente al reptiliano.

Propongo recordar a los Grandes de España. Aquellos hombres a los que debemos un pais muy desarrollado, que disfruta de la paz y que ofrece las necesidades básicas a sus ciudadanos.

Un control estricto de la red. No creo que sea muy complicado si hay voluntad de querer,  por lo menos limitar el acceso a determinados contenidos con alto contenido sexual o violento a los menores de edad. Hay que proteger su cerebro en desarrollo.

Olvidemos nuestra pequeñas diferencias territoriales . Volemos alto y no culpemos de nuestras desgracias al vecino de al lado. El también busca lo mismo que tu y es como tu.

Propongo a los hombres de valía que entren en la política a través de nuevas afiliaciones o partidos políticos nuevos. Hay que acabar con la política como forma de vida para los zánganos e incapaces. Hacen falta politicos comprometidos y con capacidades. Hay que frenar también el mensaje demagogo de algunos sectores y que tanto amenazan a nuestro bienestar y a la paz social.

Vamos a hablar de lo que en verdad importa. Vamos a retomar conversaciones serias. Lo serio no tiene que ser aburrido sino todo lo contrario. ¿Qué nos importa? Nos importa la vida en todas sus dimensiones.

Retomemos nuestros orígenes como civilización: Grecia y Roma. ¡Conozcámonos! Charlemos con los grandes sabios del pasado. Aprendamos de ellos, de sus aciertos y tambien de sus errores. Atrevámonos a saber (Sapere aude). ¿Quién soy yo?, ¿Qué he heredado de mis ancestros?.

Olivdemos nuestra triste guerra fraticida, fruto de experimentos sociales del siglo XX: fascismo y comunismo, ¿Acaso han traido algo bueno?

¡Periodistas…os invoco! ¡Os suplico! Buscad la verdad e informad. ¿La buscais realmente?Yo no lo creo. Sin embargo, os debeis a ella.

Dios no ha muerto, está en la UCI del hospital. ¿Cómo es posible negar a Dios sin poder explicar la causa de todo, de nuestra existencia y del mundo que nos rodea ? No matemos a Dios y no lo reemplazemos por falsos espejismos. Hagámosnos las preguntas correctas y necesarias. No tengamos miedo. Dios existe. Es la Gran Causa y Motor.

Soledad

Por fin contigo, soledad.

Tu me criaste, tu me abrazaste, tu me consolaste en mi lejana infancia. Hoy vuelves a mi.

Son días difíciles para adorarte. Son tiempos tontos, son tiempos de wasap, de twitter y facebook. ¿Dónde cabes tu soledad?

Los hombres están nerviosos, ansiosos. Miran con ojos ávidos la pantalla de su teléfono, deseando la aprobación de los otros. Y sufren, mira cómo sufren. ¡Oh Soledad!. Mi querida soledad, los hombres ya no te conocen.

Cuanto tiempo, ¿Recuerdas?, si…no me he olvidado de ti. No he olvidado tus tibias caricias al anochecer y tu frío aliento a la mañana siguiente. Llegué a odiarte. Te repudié.

Los hombres están más solos que nunca pero no te conocen. No te aprecian, no te disfrutan. Una luz de led martillea su cerebro y sus retinas, ocupados con el continuo tic tac de sus  dedos, escribiendo y publicando basura. Se mueven, miran, escriben y miran otra vez a la pantalla con ojos brillantes.

Tratan de apagar su miseria con nuevos datos, nuevas noticias, excrementos de  última hora. Opiniones frugales, vacías. Desean el “like”, pero no lo tienen. Quieren y no pueden ser más. Anhelan ser queridos, aceptados, valorados. “Tic tac” escriben sus hábiles dedos.  Publicando y exhibiendo, como si a alguien le importara.

Muestran su epitelio, escamas que caen y crecen de nuevo. Caspa del hombre moderno que no tiene raices. Charcos de aguas poco profundas.

Seres enfermos, anulados por la inmediatez, por la frugalidad, por la bobería.

No me dejes, ¡Oh Soledad!, ayudame a no sucumbir a esta tentación. No quiero correr como cucaracha iluminada y asustada con ojos llorosos .

Tu me haces humano, sosiegas mi alma. No quiero dejar de ser.

Aleja de mi la luz de led. Trae de tu mano el papel, la luz de la vela, el rugir de un viento cargado de humedad, la Música, si… la Música con mayúscula.

Bríndame el murmullo infinito de un río, el crujir de las hojas secas al pisarlas, el aire frio en la punta de mi nariz.

Con un pie en cada mundo. Se desquebrajó  la tierra en dos y me quede mirando al abismo que se abrió entre mis piernas. Entre dos mundos, sin querer abandonar uno y sin poder dejar el otro.

Nana luna

Una breve composición para mi pequeña.

En mis brazos reposas ,

noche oscura

quiero hablarte niña

dulce criatura.

Una frágil nívea luz

pinta de plata

tu tierno rostro quieto

mi pena mata.

Luna,luna y más luna

Luna, luna, sol.

Te canto muy bajito

luna, caracol.

Nana con dulce miel

nana alma nana

te canto muy bajito

hasta mañana.

Luna,luna y más luna

Luna, luna, sol.

Te canto muy bajito

luna, caracol.

Prejuicios y Estereotipos

Todos sómos víctimas y responsables de los prejuicios y estereotipos que creamos en nuestra mente. Una distorsión de la realidad elaborada por las limitaciones que tenemos como seres humanos, una necesidad de catalogar y ordenar. Encasillar a otra persona en base a experiencias previas y a la información que recibimos en nuestro cerebro a lo largo de los años.

Quizás debemos tratar de regresar a nuestra mente de niño, libre de estas ataduras mentales, para poder valorar y apreciar a las personas por lo que son.

Opino que el primer paso es ser consciente de esta situación y posteriormente emplear la razón para desmontar estas estructuras mentales. Seremos mucho más felices y haremos más felices a los demás .

Seamos o no creyentes la frase viene al pelo “Dejad que los niños se acerquen a mí porque de ellos es el Reino de los Cielos”.

Por último os adjunto una breve lectura de el horror que puede causar los prejuicios llevados al extremo.

https://www.ushmm.org/outreach/es/article.php?ModuleId=10007679